martes, marzo 09, 2010



Hoy me quedo castigada en casa acabando encargos que se han eternizado en lugar de salir por ahí a garabatear gente en la calle. Una pena, porque estoy aprendiendo un montón de cosas: Que las niñas monas esperan siempre con carita de asco, que las señoras rebuscan en el bolso metiendo las dos manos pero usando solo las puntas de los dedos (no sea que se los pillen con algún cepo que deben de llevar en el fondo), que las señoras de la estación de trenes esperan levantando el pie izquierdo, que a los niños les encanta posar y que la gente que está comiendo se pone nerviosita si los miras... Ah, y que justo el día que no puedes salir a la calle a dibujar, va y no hay ni una nube. Hay que joderse, aunque esto último ya me lo sé.

4 comentarios:

Jesús Belly 3114 dijo...

jejeje, muy simpático tu relato... y muy buenos tus bocetos!!!
Saludos

Don_Mingo dijo...

Jar... enseñanzas de la vida que sólo proporciona un estudio para el dibujo :P

LuisNCT dijo...

en su dia te tendrias que haber pillado la asignatura de dibujo objetivo, te habría molado

bioskop dijo...

Po zí, dibujando se aprende una jartá acerca de qué bares son los más baratos y cuales tienen el café más chungo...
Sí que me tendría que haber pillado la asignatura esa, pero con el mogollón de clases de grabados varios ya tenía bastante. Nada, ahora voy haciendo por mi cuenta y sin el estrés de las fechas de entrega...
Gracias a tós por pasarsus y comentar!